El Plantel Semilleros explica cómo son la siembra y germinación de sus plantas

Máquina de siembra en El Plantel Semilleros

El Plantel Semilleros cuenta a continuación cómo desarrolla el proceso de siembra y germinación de las miles de plantas que crecen en sus instalaciones. El fin es acercar al público la labor diaria que hace el equipo de profesionales de este semillero en sus distintas sedes.

Entre las claves del éxito en el proceso de siembra, es el sustrato parte importante. La turba, que ha de ser libre de herbicidas y malas hierbas, será la base para que la plántula pueda crecer. La estructura y la aireación suficiente para evitar la asfixia radicular de la planta se consigue con el uso de la perlita y fibra de coco.

Es muy importante elegir la bandeja correcta donde se colocará la semilla para obtener una planta equilibrada a nivel radicular y foliar. El departamento de I+D+i de El Plantel Semilleros conoce a la perfección qué formato de bandeja se ha de utilizar según el tipo de cultivo y variedad, tras haber realizado varios estudios y pruebas a lo largo de todos estos años.

Bandeja de El Plantel Semilleros

Con tablillas de distintos colores y tamaños se identifican las partidas de plantas. Las etiquetas de colores informan sobre el número de partida, si se trata o no de injertos, o si es planta ecológica, etc. Esos datos permiten tener cada partida localizada y controlada en todo momento.

Previamente a la colocación de la semilla en la bandeja, se hace un riego inicial dependiendo de la especie y mezcla solicitada por el cliente. Son unas tablas elaboradas por los técnicos las que indican el volumen de agua que corresponde a cada cultivo.

Así pues, uno de los pasos más delicados en este proceso de siembra es la colocación de la semilla en los alveolos. En este caso, El Plantel Semilleros cuenta con máquinas automáticas en sus delegaciones que depositan, con máxima precisión, la semilla en el alveolo, llegando a sembrar unas 14.000 bandejas diarias en algunas sedes.

Será esta máquina la que, una vez finalizado el proceso de sembrado realice el riego de forma sistemática.

Llegados a este punto entran en acción las cámaras de germinación, que están preparadas para regenerar continuamente el aire, al mismo tiempo mantienen la misma humedad y temperatura para todas las semillas. Gracias a éstas cámaras las semillas encuentran las condiciones necesarias para su óptimo desarrollo. No obstante, la germinación varía según el cultivo. Por ejemplo; el calabacín y pepino germinan en un día, el tomate en dos y así sucesivamente en función de la variedad de la planta.

Aquí finaliza el proceso de siembra y germinación, y comienza el denominado extendido que El Plantel Semilleros contará en otro artículo de su web.

Bandeja en El Plantel Semilleros