Este año esperamos producir un 20% más de planta

Eduardo García y Diego Medrano, delegados de El Plantel Semilleros

Los delegados comerciales nos ofrecen su perspectiva de esta campaña de tomate que está a punto de dar comienzo en Las Alpujarras. Eduardo García y Diego Medrano, delegados comerciales de El Plantel Semilleros en esta área, nos cuentan las particularidades de la zona, las previsiones y lo que se espera para esta temporada.

¿Cuál es vuestra percepción de la campaña anterior de tomate? 

– La campaña anterior salió muy bien. Quedamos muy contentos con el servicio prestado al cliente, ya que todas las entregas se realizaron en perfectas condiciones y en los tiempos pactados. Además, la climatología acompañó, puesto que no hubo grandes lluvias y el tiempo fue bastante favorable. Lo que nos trasladan los agricultores es que los injertos no fallaron y dieron una muy buena producción.

Entonces, ¿esperamos una buena previsión para esta?

– Los pronósticos son buenos, esperamos producir un 20% más de plantas de tomate que en la anterior campaña. Pero hay que ser cautos, puesto que los resultados en esta zona dependen mucho del clima y, sobre todo, de las lluvias. Esto va a definir el tipo de pedido que haga el cliente y los tiempos.

Diego Medrano, delegado comercial de El Plantel Semilleros grabando la entrevista de este artículo.

¿En qué zona comienza la campaña de tomate? ¿Qué características presenta?

– Los pedidos en semillero comienzan ahora, a finales de febrero, y los primeros trasplantes tienen lugar en la zona de Las Alpujarras a finales de abril. Por la climatología de la zona, se comienza en esta fecha para evitar posibles heladas, aunque es cierto que últimamente se adelanta por los cambios que estamos teniendo en el clima: hace menos frío, y esto permite alargar los ciclos de producción y obtener más rentabilidad.

¿Qué porcentaje de planta de tomate que producís es injertada?

– Alrededor de un 90-95% de las plantas trasplantadas esta zona son injertos.

Diego Medrano con una planta injertada dentro del invernadero.

¿Por qué los agricultores se decantan por el injerto?

– Por lo general, es una zona con bastantes problemas de suelo y los cultivos están más expuestos, al no ser producción bajo plástico. Con el injerto tenemos una planta más fuerte que puede hacer frente a estas carencias. También, al disponer de ciclos tan cortos, el agricultor prefiere apostar por el injerto para garantizarse la cosecha sin problemas. Un injerto siempre es seguridad cuando no hay margen de error posible.

¿Por qué los agricultores optan por encargar la planta de tomate al semillero en vez de usar semillas?

– El proceso de germinación es bastante complicado. Si no se hace en las instalaciones adecuadas y con unas buenas cámaras de germinación que garanticen las condiciones de humedad, luz y temperatura correctas, es muy difícil obtener una planta fuerte y sana. En El Plantel Semilleros aseguramos que se va a germinar la totalidad del pedido que se encarga en unas condiciones extraordinarias.

¿Qué variedades son las más demandadas este año?

– Sobre todo, tomate cherry, tanto pera como redondo, y ya se va introduciendo más en esta zona el tomate de pera.

Eduardo García, delegado comercial de El Plantel Semilleros grabando la entrevista de este artículo.

¿Qué avances ha implementado El Plantel Semilleros en materia de injerto de tomate?

– Ahora injertamos el pie por debajo del cotiledón, lo que permite no tener rebrote y, con ello, eliminar mucha mano de obra al agricultor. Además, al haber ampliado nuestras instalaciones, disponemos de más espacio para trabajar el injerto a tresbolillo. Así, en el caso del despunte, la planta crece más homogénea puesto que accede mejor a la luz.

En el caso del tomate ecológico, ¿ha aumentado el número de pedidos en estos años?

– En esta zona se demanda mucho tomate ecológico. Al ser zona de montaña, los suelos son más vírgenes, se parte de un suelo certificado como ecológico y, por ello, se da menos el uso de químicos. Los beneficios para el agricultor son mayores, puesto que no deja residuos en el suelo y, además, logran obtener mayor rentabilidad en el mercado. Dependiendo de la zona, se ha llegado a alcanzar un 50-60% del tomate total.

Diego Medrano y Eduardo García revisan las plantas.